Martes, 16 de Septiembre 201410:28:pm

Menú principal

Responsable de Información
Carlos Alberto Salazar Belevan

Resolución de Alcaldía Nº 058-2014-MPF/A

Responsable de Atender las Quejas y Sugerencias sobre el Servicio y la Atención en la Oficina de Orientación de la Municipalidad
Carlos Alberto Salazar Belevan

Resolución de Alcaldía Nº 058-2014-MPF/A

El capitán español don Alonso de Osorio funda el 13 de diciembre de 1550, la ciudad de Santa Lucía de Ferreñafe.
A cien años de la conquista española, el padre Fernando Carrera recoge el nombre de Firruñaf, en su célebre Vocabulario, nombre que debió de corresponder a los primigenios pobladores de esta comarca. Parece que se crecieron a inmediaciones de los cerros Chaparrí y Arenas, a _n: s 25 Km. de la ciudad.
Esta población originaria, se dice, fue destruida en lampos de Huayna Cápac, durante la conquista del Reino Gran Chimú hacia 1450, aproximadamente, en vista de la resistencia que habría encontrado el Inca por parte de los indios de Penachí.
Con la gente que logró subyugar, fundó entonces Huayna Cápac la actual Ferreñafe, sobre cuya base tuvo lugar la fundación española a cargo del Capitán Alonso de Osorio.
Dos años después de la fundación por Osorio, en 1552, se levantaba la Iglesia de Santa Lucía, concluida un siglo adelante, hacia 1684, por el cura Bernabé de Alcocer y Valdiviezo. Al cura se le recuerda en Ferreñafe no sólo por la conclusión de la Iglesia - bello ejemplo del barroco colonial, sino por el fomento de la agricultura, principalmente del arroz, que ha dado prestigio a la región. Carlos Camino Calderón diría más tarde que Ferreñafe tiene tres orgullos: sus mujeres, su arroz carolino y sus guapos.
Tierra de guapos es, en efecto, Ferreñafe, y de mujeres no sólo bellas (ahí está nuestra "Señora Mundo", Lucila Boggiano de Zoeger), que son también valientes y aguerridas. Como Zaña y Lambayeque - las dos grandes ciudades de la Colonia - Ferreñafe sufrió vicisitudes que retardaron en muchos años su progreso.
A 28 años de su fundación española, fuertes lluvias cayeron sobre ella, destruyéndola en gran parte y pereciendo el 75% de la población indígena. Un siglo después a comienzos del XVII los indios comienzan a emigrar, víctimas de hambre. De no ser por la buena iniciativa del cura Víctor de Velasco, habría quedado despoblada de indios: Hizo el cura sembrar chacras de maíz y otros alimentos: concertó matrimonios de los naturales con mujeres de Mochumí, y dio a cada matrimonio víveres y tierras, "amén de un gallo y doce gallinas". Llegado el momento de la liberación del yugo hispano, otro cura -Teniente de Cura- se haría famoso: el patriota Presbítero Mariano Bonifaz, de la estirpe de los Hidalgo. Él encabeza el grito de la independencia ferreñafana el l° de enero de 1821. En marzo de 1828 la ciudad de Ferreñafe es azotada por la inundación y luego un violento terremoto: se repone de ellos y al promediar el siglo es elevada a la categoría de Villa. En 1872 llega la línea férrea de Eten-Chiclayo-Lambayeque con una longitud de 45 km. que incrementa el flujo comercial. Ferreñafe va progresando lentamente y su gente es sensible a los problemas nacionales, por ello al producirse la invasión de los chilenos muchos ferreñafanos anónimos se enrolaron a las filas del ejército peruano y marcharon a pelear contra los invasores, dentro de éstos aparecen también los señores Manuel Mesones Muro y Nicanor Carmona quienes apoyarán después a Cáceres.
En 1910 -el mismo año de la Revolución mexicana- los desposeídos de Ferreñafe, liderados por otro cura, el Presbítero Casimiro Chuman -Manuel Casimiro Chuman Velázquez (1862 - 1924)-, se alzan en armas por la tierra y por el agua, y contra los abusos de los terratenientes y hacendados. Lucha el cura Casimiro Chuman por la redención del indio, por la restitución de las tierras de cultivo usurpadas por los latifundistas en connivencia con "tinterillos" y "habilitadores", por la vigencia de las libertades individuales conculcadas por el Poder Central; lucha por la Reforma Agraria bajo el lema: "¡La tierra, para quien la trabaja!"... Lucha contra la plutocracia, a la que culpa del atraso del Perú, y en particular, del Departamento de Lambayeque. Lucha por la implantación de una verdadera democracia. Lucha por la Reforma de la Iglesia. Lucha contra el caciquismo -esa verdadera plaga nacional, y contra otra no menor: el poder autoritario y despótico del Presidente de la República. Es la suya -como se la conoce- "la Sublevación de los Monteros". Machete en mano, toman como rehenes a terratenientes y hacendados del lugar. El 17 de setiembre de 1914 Ferreñafe es elevado a la categoría de ciudad y el 17 de febrero de 1951, se convierte en la capital de la provincia de su nombre.

CREACIÓN
La provincia de Ferreñafe fue creada por ley 11590, del 17 de febrero de 1951, desmembrándose de la provincia de Lambayeque y en base al distrito de Ferreñafe y los caseríos de Inkawasi, Kañaris, Tres Tomas, Pueblo Nuevo y Pítipo que son elevados a la categoría de distritos teniendo como capitales los centros poblados de su nombre, a excepción de Kañaris que se asigna como capital al pueblo de Colaya. Por ley 16087 del 18 de marzo de 1966, al distrito de Tres Tomas y su capital cambian de nombre por Manuel Antonio Mesones Muro, y en 1954, Colaya deja de ser capital del distrito de Kañaris, reemplazándolo el pueblo homónimo.

SIGNIFICADO
Ferreñafe, proviene del vocablo FIRRUÑAF, que para unos significa "Rodeado de cerros", y para otros "En medio de dos caminos". UBICACIÓN: La provincia de Ferreñafe está ubicada en la parte central y oriental de la Región Lambayeque. Su territorio está situado en diferentes regiones naturales. Los distritos de Pueblo Nuevo, Ferreñafe, Mesones Muro están en la zona natural chala; Pítipo en las zonas chala y yunga marítima; Inkawasi en la yunga marítima, quechua, suni y jalca. Kañaris en la quechua y la yunga fluvial.